¿Qué es un riad? Los mejores riad de Marruecos

La verdad es que suele haber un poco de confusión con este término o concepto… ¿es un hotel?, ¿una casa?, ¿un restaurante?. La palabra “riad” significa “jardín” en árabe y aunque ahora está muy relacionado con alojamientos turísticos en realidad solo se refiere a una casa tradicional árabe con patio interior alrededor del cual se organizan los diferentes salones y habitaciones.

Originariamente solían ser espacios abiertos, muchas veces llenos de plantas y una fuente en el centro, simbolizando así el “paraíso” musulmán. Con el paso de los siglos y sobretodo en casas de menor tamaño, estos espacios centrales se empezaron a cerrar con un techo acristalado que impedía que la casa estuviera a la intemperie. Esto modificó sustancialmente su aspecto interior, convirtiendo ese patio en un salón más de la casa, ahora sin tantas plantas o fuentes, con muebles y llenos de materiales ricos como azulejos, maderas pintadas o cristales coloreados.

Alojarse en un riad

Las diferentes medinas de Marruecos están llenas de casas con esta configuración    ( patios centrales rodeados de salones y habitaciones en la planta superior ) y algunos de ellos han pasado a ser pequeños hoteles con encanto. Así, si nos alojamos en un riad debemos saber que nos vamos a encontrar con una casa tradicional en forma y decoración, que lo más probable es que se encuentre en una zona histórica de la ciudad y aunque muchas veces son alojamientos con todas las comodidades, incluso lujosos, no se trata de un hotel como tal, sino más bien de una casa de huéspedes de no más de 4 ó 5 habitaciones.

El que no tengan demasiadas habitaciones no significa necesariamente que nos encontremos ante un alojamiento pequeño en tamaño. Las casas árabes tienen casi siempre la misma configuración, una planta cuadrada o rectangular con cuatro habitaciones, una a cada lado, pero dependiendo del tamaño de la casa éstas habitaciones pueden llegar a ser enormes, no digamos los espacios comunes como salones, patios o terrazas.

En cuanto a la decoración ocurre lo mismo. Aunque normalmente el estilo es tradicional, podemos encontrarnos con riads minimalistas, modernos, recargados o sencillos. Muchas de estas casas han sido reformadas para ser convertidas en establecimientos turísticos, añadiendo baños privados en las habitaciones por ejemplo, y en estas reformas sus propietarios, aunque suelen mantener el carácter tradicional de las casas, éstas pueden tener estilos muy diferentes. Eso sí, los azulejos, las telas, escayolas y maderas talladas o pintadas no suelen faltar. 

También la ciudad que elijamos puede definir el estilo y las características de un riad. Marrakech por ejemplo, debido a sus altas temperaturas casi todo el año, incluye en sus establecimientos pequeñas piscinas ( y aveces no tan pequeñas ), espacios abiertos y vegetación. Para las paredes suelen hacer uso del estuco o tadelak. Si nos vamos a ciudades del norte abundan más los azulejos para proteger los muros de la humedad, los espacios son más cerrados y no suelen incluir piscinas 

En lo que se refiere a disponer de restaurante, esto también puede variar ya que algunos incluyen este servicio y otros no. Sí suelen ofrecer desayuno, pero tampoco siempre, así que mejor infórmate de las condiciones del alojamiento antes de contratarlo.

Si viajas con tu coche debes saber que los riads que se encuentran en las zonas históricas de las medinas no suelen disponer de parking, así que deberás dejar tu coche en zonas transitables o en algún parking cercano.

Algunos de los mejores riads de Marruecos

Riads en Fez

Riad El Amine

Riad Toyour - Riad of birds

Riad Braya Fez

Riad Tahra & Spa

Riads en Marrakech

Palais Blanc Riad

Almaha Marrakech

Riad Kasbah & Spa

Riad Charaï Suites & Spa

Riads en Meknes

Riad Hiba Meknes

Riads en Tetuán

El Reducto

Riad Mil y una Noches