El arte de regatear en Marruecos, qué regatear y cómo hacerlo

El arte de regatear en Marruecos, qué regatear y cómo hacerlo

Seguramente sabrás que en Marruecos se practica el regateo de precios, arte que no suele resultar fácil para los extranjeros, ya que muchas veces no se sabe cuánto regatear o dónde hacerlo y es muy frecuente verles regatear demasiado o hacerlo en lugares donde no toca, no consiguiendo el precio deseado o llegando a ofender al vendedor
Además es muy normal que a los turistas nos den un precio superior que a los locales, así que no está de más saber algunos trucos para salir bien parado.

Empecemos por diferenciar qué regatear y qué no

#Lo que Sí puedes regatear

  • Alfombras
  • Artesanía en general
  • Zapatos
  • Ropa
  • Muebles
  • Objetos de decoración
  • Ropa de casa
  • Cualquier artículo de segunda mano
  • Mano de obra
  • Cualquier objeto que no tenga una etiqueta de precio puesta.
  • Actividad para la cual no exista una tabla de precios.
  • Aun tratándose de una tienda "formal" se puede pedir un ajuste del precio si se está interesado en varios artículos.

#Lo que NO puedes regatear

  • Cualquier tipo de comida en los zocos: fruta, verdura, carne, pollo, legumbres, especias, etc.
  • Comida y bebida en restaurantes y cafeterías.
  • Tiendas de comestibles.
  • Cualquier negocio que disponga de tabla de precios detallada.

#Ahora que sabemos qué podemos regatear y qué no veamos cómo hacerlo

En una ciudad como Tetuán los precios ofrecidos no suelen ser desorbitados, así que ante todo: sentido común. No importa tanto cual sería el precio al que se lo venderían a otro marroquí sino que ambas partes se queden satisfechas después de la compra-venta. Ten en cuenta que la diferencia de poder adquisitivo entre marroquíes y turistas es más que evidente y que lo que para ti son unos pocos euros de más para ellos son las decenas de dirhams marcan la diferencia. Así ante un precio que consideremos alto vamos a proponer una reducción aproximada de 50- 60%, ante la cual el vendedor nos propondrá un precio menor a la primera oferta, y así nosotros iremos subiendo paulatinamente el precio y él bajándolo hasta llegar a un acuerdo intermedio.

Por ejemplo: Me piden 140dh por unas babuchas; le digo que ni hablar, que le doy 75dh; el vendedor insiste en que es un producto de calidad y que 75dh es muy poco, y me pide 135. Le digo que entiendo que es un buen producto y que si me hace un buen precio voy a llevarme dos. Entonces me dice que me lo deja por 120dh. Yo le propongo 90dh; él propone 110. Le digo que le doy 100 por cada par y trato hecho; él acepta.
En caso de que no consigamos que nos bajen el precio lo suficiente podemos fingir desinterés y empezar a marcharnos diciéndole que por ese precio no hay trato para que, con suerte, el vendedor se dé por aludido y os llame para que volváis ofreciéndoos una oferta mejor.

#Consejos finales:

 

  • Sonríe siempre: la sonrisa es el lenguaje internacional y puede ayudarte a conseguir lo que quieres.
  • Aprende a saludar y decir gracias en árabe: siempre gusta que uno muestre interés por la lengua y la cultura local.
  • Sé amable: sé un buen cliente y embajador de tu país; el comercio es una forma antiquísima de relacionarse internacionalmente.
  • No te enfades si consideras que el precio es demasiado alto: al fin y al cabo se intentan ganar la vida y Tetuán no es una ciudad tan turística como Marrakech en la que tengan cientos de clientes al día.

 

Comparte!

Roser Gomila

Licenciada en Filología árabe, Máster en Inmigración y Mediación Intercultural y amante de Marruecos. ¿Quieres aprender dariya? Apúntate a mis clases particulares y aprende dariya, tanto si tienes un nivel muy básico como si solo quieres perfeccionarlo. Contacta conmigo e infórmate! dariyatetuania@gmail.com

Descarga gratis el mapa y la guía de Tetuán​

Te ayudarán a conocer mejor la ciudad ¡y a no perderte en la medina!