Costumbres sexuales en Marruecos

Hablar de costumbres sexuales en Marruecos, como de cualquier otro país, no es fácil, ya que definir a toda una sociedad en algo tan personal, no es para nada sencillo. Aun así y dado que es algo que me preguntan con mucha frecuencia, aquí va este artículo.

La sociedad de Marruecos es conservadora y la sexualidad se suele manejar con mucha discreción. El sexo fuera del matrimonio como la homosexualidad son todavía prácticas que deben hacerse con secretismo, tanto porque las leyes del país lo prohíben como por el rechazo social.

Otros artículos que te pueden interesar

Costumbres sexuales en Marruecos

En general, la sociedad en Marruecos es bastante conservadora, pero eso no significa que el sexo no forme parte de ella. La sexualidad es algo velado, y todo lo que recuerde a él se suele evitar: ropas muy sugerentes, comentarios «picantes» o actitudes subidas de tono, al menos en público.

No está bien visto, por ejemplo, besarse en la calle o tener coqueteos evidentes, no digamos toqueteos o cosas así. Todo tiene que ser discreto o incluso escondido.

De sexo no se suele hablar con mucha apertura. Por una especie de pudor o porque no se considera «elegante» es un tema un poco tabú, más aún cuando hay hombres y mujeres en la conversación. Eso sí, cuando ellos o ellas están con sus amigos y amigas de confianza, la cosa cambia.

La educación sexual es escasa, no se trata en los colegios y tampoco demasiado en el entorno familiar, de forma que las referencias o experiencias son las que cada uno pueda tener según sus circunstancias.

El sexo en matrimonio

La figura del matrimonio en Marruecos tiene mucho peso y es habitual que las parejas esperen a casarse para tener relaciones sexuales. Llegar virgen al matrimonio es algo muy valorado, también entre los hombres.

Al contrario de lo que muchos piensan, el islam no recrimina el sexo por placer (como hace el catolicismo, por ejemplo) solo que este debe ser practicado dentro del matrimonio.

¿Y cómo es el sexo en parejas casadas? Pues como entenderéis, habrá de todo, más aún teniendo en cuenta que algunos matrimonios se producen por amor, pero otros no, que como decía antes, la educación sexual es escasa, y que la sexualidad es algo siempre un poco velado.

Aunque es cada vez menos habitual, muchos matrimonios en Marruecos se producen por arreglo de las familias de la pareja, es decir, los novios no se han elegido el uno al otro, por tanto, el amor entre ellos es algo que va llegando poco a poco, o no. En esos casos en los que los matrimonios no tienen mucha afinidad, el sexo es más escaso y digamos «poco creativo».

En parejas en las que el matrimonio se ha dado por amor, la complicidad es mucho mayor y eso da pie a relaciones sexuales más abiertas y con más naturalidad.

¿Y el sexo en poligamia?

La legislación marroquí permite que cada hombre pueda tener hasta 4 mujeres. Esta práctica no es muy habitual (y menos con 4 mujeres), pero si se da el caso, el hombre debe poder mantener, no solo económicamente, a sus mujeres, sino sexualmente también. La ausencia de sexo es una causa legal y aceptada de separación.

El sexo fuera del matrimonio

Sí, también existe. Como en cualquier otro lugar, en Marruecos hay parejas en las que uno de los integrantes (o los dos) tienen relaciones extramatrimoniales, y aunque oficialmente no está permitido, ya que el islam no contempla ese tipo de relaciones, ocurren, y con tanta frecuencia como en cualquier otro sitio, la diferencia es que la infidelidad en Marruecos es todo un «deporte de riesgo» pues está penado con la cárcel.

Sexo entre jóvenes

Así como muchos jóvenes, los más tradicionales, prefieren guardarse para el matrimonio, otros no tienen esa presión familiar o religiosa y se inician en el sexo antes de casarse. Esto es cada vez más habitual entre la juventud en grandes ciudades o sociedades más abiertas.

Los jóvenes marroquíes no tienen educación sexual en las escuelas o en casa, así que como muchos otros, «aprenden de sexo» mediante el porno, o con conversaciones entre amigos hasta que empiezan a tener sus propias experiencias.

La homosexualidad

También existe, y no menos que en cualquier otro lugar. La diferencia es que la homosexualidad no está bien vista ni aceptada en Marruecos, así que debe llevarse con discreción. Todo esto está cambiando, y mucho, en estos últimos años, pero aún queda camino por recorrer hasta normalizar la homosexualidad.

No es habitual ver a dos hombres marroquíes conviviendo o llevando una vida de pareja plena. Muchas veces estas parejas, o relaciones, se establecen más fácilmente entre un marroquí y un extranjero.

Una curiosidad es que el amante activo en una relación homosexual entre hombres, en ocasiones no se ve a sí mismo como homosexual, sino como «macho». Se considera solo homosexual al pasivo.

En el caso de parejas lesbianas, era aceptado en el pasado (sé de algunos ejemplos en Tetuán) que mujeres casadas con un hombre, convivieran con su compañera. Actualmente, aunque este tipo de parejas no están toleradas al 100%, quizás es más fácil para dos mujeres llevar una relación «sin levantar sospechas».

En cualquier caso, los marroquíes no son de poner etiquetas en lo que se refiere a la sexualidad, es decir, las personas no manifiestan su opción sexual abiertamente, o se definen de una manera u otra, casi ni en privado. La homosexualidad es algo que oficialmente no existe, así que es algo que simplemente pasa, a veces, pero sin ponerle nombre.

La hipocresía

La hipocresía es algo que sobrevuela todo lo que tiene que ver con el sexo en Marruecos. La presión social, familiar o religiosa es fuerte y continuamente se buscan «fallos en el sistema» para transgredir las normas sin incurrir claramente en un pecado .

Esto lleva a situaciones tan absurdas como pagar a un médico para que certifique la virginidad de una futura novia, o a tener solo relaciones anales antes del matrimonio y así preservar la virginidad.

Sexo con extranjeros

Las relaciones sexuales fuera del matrimonio no son fáciles de tener, especialmente los chicos tienen pocas opciones en este sentido. Todo esto puede cambiar si la chica es extranjera, ya que en muchas ocasiones éstas son mujeres que ya practican sexo con normalidad y no tienen problema en tenerlo con su amante marroquí.

Las mujeres extranjeras se convierten en material codiciado entre los marroquíes, que aunque, en caso de matrimonio e hijos, muchas veces prefieren a una mujer marroquí que preserve las tradiciones, para relaciones sexuales esporádicas las extranjeras son perfectas.

En caso de relaciones homosexuales entre hombres ocurre algo parecido. Para un marroquí es más fácil tenerlas con un extranjero, así como hay extranjeros que vienen a Marruecos buscando exactamente eso.

Prostitución

La prostitución femenina o masculina se da con la misma frecuencia que en cualquier otro lugar y los motivos por los que las personas se prostituyen o hacen uso de ella no son diferentes a los habituales. También, y como suele ser común, son los hombres y no las mujeres los hacen más uso de esta prostitución, ya sea en relaciones heterosexuales como homosexuales.

Encontramos así a hombres casados que

A veces los hombres incluso prefieren tener relaciones con prostitutas para que les hagan «todas esas cosas que su mujer no hace», y que consideran poco respetuosas.

Es cierto que por la clandestinidad de este tipo de relaciones, en muchos casos el mundo de la prostitución se cuela en ellas.

¿Cómo son los hombres de Marruecos en la cama?

Bueno, no es fácil describir a toda una comunidad en dos frases, más aún cuando Marruecos es un país tan diverso y con tantas realidades, pero en líneas generales se debe esperar menos experiencia de la que parece, pero más romanticismo y entusiasmo.

Publicaciones Similares