|

Cómo preparar y servir el té marroquí

¿Sabes cómo preparar y servir el té marroquí? .Si has visitado Marruecos seguro que habrás probado el típico té verde con hierbabuena, bebida nacional por excelencia. Se toma en numerosas y variadas ocasiones y su preparación y la manera de servirlo representan un verdadero rituales. Un a tay jdar be­naanaa puede tomarse en cualquier momento: durante el desayuno, un descanso a media mañana, un rato después de comer, a media tarde y hasta a altas horas de la noche; también se suele tomar al recibir una visita o en un comercio mientras se exponen las mercancías los clientes. Invitar a un té es el gesto de hospitalidad marroquí por excelencia.

Otros artículos que te pueden interesar

preparar te marroqui

El té está tan presente en cualquier velada diurna y nocturna que se es frecuente que os inviten y bromeen ofreciéndolo como una cerveza o whisky marroquí, haciendo referencia a su color y espuma.

El hecho de combinar té verde con hierbabuena no es casualidad: mientras que el té verde es astringente, la hierbabuena es laxante, dando lugar a una bebida equilibrada en sus propiedades

Existen muchas maneras de preparar el té, ya que como dicen, “cada maestrillo tiene su librillo”. Yo en esta ocasión compartiré con vosotros los secretos de un buen amigo adicto al té:

Cómo hacer té marroquí

  1. Poner a calentar agua en una tetera grande.
  2. Cuando hierva, echar té y azúcar al gusto.
  3. Hervir a fuego lento durante unos 15 minutos aproximadamente.
  4. Por último, apagar, añadir la hierbabuena y dejar reposar 5 minutos.

Como variante también podemos añadir una cucharadita de agua de azahar cuando incorporamos la hierbabuena u otras hierbas como hierba luisa en la cocción.

Servir el té marroquí

  • Servir todos los vasos y devolverlos a la tetera.
  • Repetir la acción un mínimo de 3 veces. Así se “escancia” el té y se consigue una mayor oxigenación y la aparición de espuma y para asegurarnos de que sus ingredientes están perfectamente mezclados.

En Marruecos no existe el concepto de “me tomo un té rápido” como hacemos en España con el café; tomar un té supone no mirar el reloj y relajarse durante rato. Por ello se debe beber a pequeños sorbos, pudiendo aspirarlo, haciendo cierto ruido en caso de estar muy caliente.

No se recomienda tomar el té justo después de las comidas, ya que la teína dificulta la absorción de la vitamina K (importante para afecciones óseas, cardíacas, circulatorias, etc.) y el hierro presentes en los alimentos, así que es aconsejable tomarlo al menos 45 minutos después de las comidas

Un último consejo: para los viajeros aficionados a tomar el english tea con pastas, advertiros que el té marroquí también se puede tomar con pastas, pero en este caso NUNCA las mojaremos en el té, sino que tomaremos a bocaditos y seguidamente beberemos un sorbito de té.

Publicaciones Similares